Artículo publicado en la revista CQ Radio Amateur, junio de 2010. Por Salvador Doménech EA5DY PREDICCIONES DIARIAS DE PROPAGACIÓN, ¿SON POSIBLES? Una pregunta muy frecuente que recibo es cómo anticipar las posibles aperturas en el mismo día nada más sentarnos frente a nuestros cacharros. Antes de buscar una respuesta deberemos entender cómo funcionan y que cabe esperar de los principales programas de predicción de propagación por ordenador. Los programas de predicción por ordenador utilizan como principal entrada de la actividad solar tanto el índice de flujo solar en 10,7 cm como el número de manchas solares. El proceso de ionización de las capas de la región F, la cual es la que más frecuentemente usamos para la comunicación a larga distancia, se realiza partiendo de la radiación de muy alta energía de longitudes de onda del ultravioleta extremo, que están en el entorno de 10 a 100 nanómetros (10-9 metros). Esta radiación es absorbida por los componentes atmosféricos constituyentes de las capas más altas de la atmósfera. Puesto que esta radiación es fuertemente absorbida en esas zonas elevadas de la atmósfera superior, no podemos medirla con precisión desde la superficie de la Tierra. (pequeño inconveniente que agradecemos porque  permite que podamos seguir con vida en la superficie de la Tierra). Desde la superficie terrestre no es posible por tanto tener una idea clara sobre la cantidad de radiación ultravioleta que llega a las capas  superiores de la atmósfera y necesitamos una medida indirecta para saber que está pasando ahí arriba para encontrar la correlación estadística en los cálculos de propagación. Los primeros estudios de propagación que dieron lugar a los actuales programas de propagación empezaron antes de la era espacial de modo que la búsqueda de indicadores indirectos de la actividad ionizante de la radiación solar fue una necesidad. Esas primeras medidas indirectas fueron las manchas solares, ya que las manchas solares están asociadas a áreas del Sol que emiten ingentes cantidades de radiación del espectro del ultravioleta extremo. Las manchas solares, y en concreto su número medio a lo largo de varios meses, demostró que tenia una fuerte correlación con el grado de ionización de las capas F de la ionofera, pero presentaba el inconveniente de que se trata de un número en cierto modo subjetivo pues se trata de un número obtenido por el simple método de contar con los dedos. ¿Qué hacer cuando hay manchas solares de gran tamaño y otras de pequeño tamaño?, ¿y qué hacemos cuando tenemos racimos de manchas en determinadas zonas del Sol?. Al tratarse de una medida subjetivo era necesario poner un poco de orden. Un científico llamado Rudolf Wolf diseño una expresión matemática para resolver este problema. Básicamente el método de Wolf  consiste en un sistema para estandarizar el conteo de las manchas solares. Pero aún así, se trata de un método en cierto modo subjetivo, en el que se deja a la interpretación humana el cálculo del número de manchas solares. La necesidad de obtener una medida objetiva que pudiera ser obtenida desde la superficie de la Tierra llevó  a los científicos a fijarse en la radiación proveniente del Sol en la longitud de onda de 10,7 cm (10-2 metros,  10 millones de veces más larga que la radiación realmente ionizante de 10-9 metros), es decir en la frecuencia de 2.800 MHz.. Esta radiación no ionizante y muchísimo menos energética penetra imperturbable por la atmósfera y por tanto puede ser medida por estaciones terrenas. El inconveniente es que esta radiación de 2.800 MHz no participa en absoluto del proceso de ionización de la atmósfera superior al ser su energía unos 10 millones de veces menos energética que la del ultravioleta extremo auténtico responsable de la formación de las capas F. Tanto el número de manchas solares como el flujo solar de 10,7 cm son por tanto medidas indirectas de la autentica radiación ionizante. Por consiguiente el siguiente paso sería encontrar la auténtica versión de estos dos parámetros que guarden correlación con la radiación ionizante, o incluso mejor con el resultado de la radiación. En otras palabras, encontrar la correlación entre las manchas solares y el flujo solar con los parámetros ionosféricos que permiten la propagación y la refracción de las ondas de radio a larga distancia. Ya nos gustaría que los valores diarios de manchas solares o del flujo soar tuvieran una consecuencia directa en la propagación por radio pero desgraciadamente no es así. Los desarrolladores de los programas de predicción de propagación encontraron que sólo existe una correlación aceptable entre los números suavizados de manchas solares  o bien los números suavizados de flujo solar y las medias estadísticas de los parámetros ionosféricos a lo largo del mes. Por eso solo disponemos de predicciones estadísticas validas para u periodo de un mes. La correlación entre los parámetros diarios de la ionosfera (la propagación del día) y los valores diarios de manchas solares o flujo solar para ese día es tan baja que no se puede sacar absolutamente ninguna conclusión de ellos. Es un poco descorazonador oír por radio el mito de recomendar observar la cifra de manchas solares del día o ver las numerosas webs de radioafición que muestran la cifra diaria de flujo solar de 10,7 cm. como supuesto indicador de aviso de buenas o malas condiciones de propagación para ese día. La ionosfera no reacciona a variaciones diarias de la actividad solar (tormentas solares y CMEs aparte) de manera que las cifras diarias de flujo solar de 10,7 cm. y el número diario o semanales  de manchas solares no son útiles en absoluto. La mejor correlación que se ha encontrado para predecir propagación  está entre los parámetros ionosféricos  mensuales y las cifras suavizadas de manchas solares, SSN. Sin embargo para conocer la propagación diaria que podemos esperar nada más sentarnos frente a nuestros cacharros tenemos otros muchos métodos. Naturalmente el más artesanal de todos es sintonizar la banda a la espera de una apertura recorriéndola de arriba abajo. Pero como nuestros posibles corresponsales hagan los mismo, es decir se limiten también a recorrer la banda, y ninguno tome la iniciativa de llamar, no tendremos muchas opciones de detectar las condiciones de la banda. Para resolver esta situación disponemos desde hace muchos años de balizas que permanentemente iluminan el éter para que reconozcamos las condiciones de la banda en tiempo real. Es especialmente interesante la red de balizas patrocinada por la Northern California DX Foundation y la IARU. En esta red, un total de 18 balizas repartidas por todo el globo comparten las mismas frecuencias de manera sincronizadas. Cada baliza transmite cada tres minutos, día y noche, en un tiempo preestablecido al segundo de manera que nunca dos balizas emiten en simultáneo en la misma frecuencia. Cada emisión  consiste en transmitir en CW el indicativo de la baliza a una velocidad de 22 palabras por minuto, seguido de cuatro rayas de un segundo. Tanto el indicativo como la primera raya se transmite con una potencia de 100 watios. Las siguientes rayas de un segundo se transmiten a 10 watios, 1 watio y 100 miliwatios, es decir con atenuaciones sucesivas de 10 dB. Mas información se puede obtener en la página web oficial de la red de balizas en  www.ncdxf.org/beacons.html . Varios programas de registro de comunicados (por ejemplo Logger32) incorporan la opción de monitorizar automáticamente a través del CAT del equipo y con la hora del ordenador bien establecida. De esta manera, de un vistazo y en pocos minutos, podemos tener una idea razonable de cómo está la propagación desde distintos puntos del globo. Otro  concepto relativamente nuevo de balizas de propagación son las que han venido a denominarse como balizas inversas. La idea es similar a la de las balizas convencionales, conocer las condiciones entre un punto fijo (ubicación de la baliza) y nuestro QTH, pero en el caso de estas balizas inversas, son éstas las que reciben. Quien transmite por tanto es el radioaficionado que desea comprobar cómo son las condiciones entre su QTH y la ubicación de la baliza receptora. A través de una conexión con Internet , la baliza nos comunicará la señal que recibe y en algunos casos la podremos incluso escuchar nuestra propia señal. Varios radioaficionados a titulo particular y algunas universidades mantienen abiertos las 24 horas distintos receptores SDR que pueden ser monitorizados desde Internet. Si transmitimos en una frecuencia dentro de la banda pasante del receptor podremos escucharnos a nosotros mismos con un retardo que irá de unas décimas de segundo a varios segundos dependiendo de la conexión por Internet. Podremos ver también la intensidad relativa de la señal, lo cual será especialmente útil para las típicas comprobaciones de “antena 1 y antena 2” . Un clásico de los SDR en la Red es el del Radioclub de la Universidad de Twente en los Países Bajos. Funciona simultáneamente en las bandas de 160, 80, 40, 30 y 20 metros cubriendo todas las frecuencias de cada una de esas bandas y los modes de CW, SSB y AM. Se puede acceder libremente en la dirección de Internet http://websdr.ewi.utwente.nl:8901/ . Un listado con diversos  receptores SDR o simplemente receptores convencionales controlados remotamente con acceso libre por Internet se pueden encontrar en estas direcciones: http://www.qsl.net/oe3mzc/receivers.html ; http://www.dxzone.com/catalog/Internet_and_Radio/Online_Receivers/  Pero el proyecto de red de balizas inversas más reciente y ciertamente más ambicioso es el llamado Reverse Beacon Network o Red de Balizas Inversas de DXWATCH. Esta red está compuesta por un conjunto de radioaficionados con distintos receptores SDR unidos a un descodificador de CW Skimmer que monitorizan las bandas volcando a Internet lo que están escuchando en cada momento. La monitorización la podemos visualizar tanto individualmente en cada estación receptora como con todas en simultáneo como si de un DX-cluster masivo se tratara con la diferencia de que no aparecen tan solo las estaciones que alguien decide anunciar sino toda la actividad de llamadas que existe en la banda desde distintos puntos del globo. Podemos hacernos oír por varias de ellas haciendo nuestra propia llamada y en segundos obtendremos confirmación de cual es la intensidad de nuestra señal recibida en distintas partes del mundo. Un ejemplo del funcionamiento de esta red de  balizas inversas lo tenemos en la figura 2. Juan, EA8CAC se pone a llamar en 15 metros y en pocos minutos, antes incluso de que haya realizado ningún contacto,  puede obtener una visión de las zonas del mundo a las que está llegando su señal y la intensidad de señal recibida en cada estación-baliza. Su CQ ha sido recibido y descodificado simultáneamente por varios de los receptores SDR de la red de balizas inversas. Cada uno de estos receptores ha enviado la información para que pueda ser consultada en la web www.reversebeacon.net. El resultado en la web muestra una interesante apertura hacia la costa oeste de los estados Unidos y que la señal en Europa era especialmente fuerte. Esta herramienta nos permitirá anticiparnos a las aperturas y conocer en tiempo real las condiciones de propagación entre nuestro propio QTH y las distintas zonas del mundo donde se ubiquen las estaciones afiliadas a la red. A modo de conclusión, debemos ser conscientes de las limitaciones de los programas de predicción de propagación por F2 cuyo ámbito de actuación es necesariamente el de medias estadísticas mensuales  y que deben ser alimentados con parámetros de actividad solar suavizados por las correspondientes medias móviles de los SSN o flujo solar suavizado. Para conocer la propagación diaria lo mejor es estar activo en la radio, que además de ser lo más divertido, ahora contamos con apasionantes herramientas para ayudarnos a anticipar los DX como nunca antes habíamos tenido. La propagación en el mes de Junio. La fuerza con la que el nuevo ciclo había comenzado el año ha remitido un poco. El mes de abril presentó la mitad de sus días sin manchas solares, de modo que incluso la media móvil mensual de Abril (10,8) cayó respecto a los meses de febrero (30,5) y marzo(25,2).  Durante el mes de junio ya estaremos en plena estación de esporádicas en VHF. La esporádica E también hará que el salto en las bandas altas de HF pueda llegar a ser muy corto, incluso inferior a los 400 Km. Interesante para los que deseen completar su TPEA en las bandas altas. Las bandas bajas mostrarán el típico incremento de estática y la menor duración del día. La capa D se activará antes que en el periodo invernal de modo que las bandas se cerrarán sensiblemente antes, notándose especialmente en los 40 metros en los que en los últimos meses del invierno habíamos observado una notable fortaleza de su propagación tras el alba. Sin embargo durante el día habrá buenas condiciones hasta aproximadamente 900 Km. de distancia. Los 30 metros seguirán siendo una excelente banda para el DX, con mejores condiciones por las noches pero también buenas condiciones diurnas hacia Europa.  Los 20 y 17 metros tendrán buenas condiciones para DX durante las horas del día y primeras horas de la noche. Estas bandas se abrirán poco después de la salida de Sol y tendrán buenas condiciones hacia muchas áreas del globo. También permanecerán abiertas hacia Sudamérica y regiones tropicales durante las primeras horas de la noche. Para distancias más cortas la banda presentara aperturas  de unos pocos cientos de kilómetros (skip muy corto) con señales fuertes, lo que hará aumentar el QRM, al coexistir señales fuertes de estaciones próximas con otras señales fuertes de DX. Los 15 metros seguirán con buenas aperturas hacia sudeste asiático por las mañanas y hacia Sudamérica, Caribe y Norteamérica a partir el mediodía. Las aperturas por esporádica E harán que muchos días aparezcan señales muy fuertes de Europa y Norte de África. Por la noche la banda permanecerá cerrada a excepción de Sudamérica tan solo durante poco después del anochecer. Los 10 y 12 metros presentaran aperturas ocasionales hacia las regiones más meridionales del  globo y durante las horas posteriores al mediodía. Con días con esporádica intensa se podrán hacer comunicados dentro  de la tradicional zona de skip, con comunicados por refracción ionosférica a partir de 400 Km. 73 Salvador EA5DY/4 Figura 1: Red de balizas de la Northern California DX Foundation y la IARU. Figura 2: Pantalla del sistema de balizas inversas reversebeacon.net. Tras hacer un CQ en la frecuencia que deseemos, la red de balizas inversas nos mostrará en cuales de ellas somos recibidos y la intensidad de la señal en dB sobre el umbral de ruido.