Artículo publicado en la revista CQ Radio Amateur, julio de 2010. Por Salvador Doménech EA5DY VUELVEN LAS TORMENTAS SOLARES La fuerza con la que el nuevo ciclo había comenzado el año parecía haber remitido un poco. El mes de abril presentó la mitad de sus días sin manchas solares, de modo que incluso la media móvil mensual de Abril (10,8) cayó respecto a los meses de febrero (30,5) y marzo(25,2).  La tendencia se recuperó en mayo con un promedio mensual de manchas solares de 25,3, llegando a haber durante este mes días con hasta un número diario de manchas solares de 42.   Estos altibajos son completamente normales y no suponen en absoluto una ruptura en la tendencia alcista del ciclo 24. No hay motivo para preocuparse, en todos los ciclos solares de los que hay registro aparecen variaciones importantes entre meses consecutivos. Lo relevante para nuestra propagación no es tanto la cifra mensual de manchas ni el flujo solar de 10,7 cm promedio del mes, sino la tendencia de las cifras de manchas solares suavizadas SSN o radiación en 10,7 cm suavizadas durante una secuencia de meses. Para el mes de julio se espera que la cifra suavizada de manchas solares alcance un valor de 30. A pesar de la bajada en la actividad solar durante abril, el índice planetario Ap durante ese mes fue significativamente más alto que todos los que se habían observado desde el mes de diciembre de 2005. Se espera que la actividad geomagnética durante el mes de julio sea inestable con cierta actividad tormentosa. Las previsiones para este mes apuntan a grandes variaciones entre periodos tranquilos y días con cierta actividad tormentosa debidas a posibles eyecciones de masa coronaria (CMEs) El Observatorio de Dinámica Solar perteneciente a la NASA (Solar Dynamics Observatory SDO) anunció recientemente una de las mayores erupciones solares desde hace muchos años. La última vez que se vieron erupciones solares de este tamaño fue en el año 2006 durante el anterior ciclo 23. El SDO grabó la erupción solar en tiempo real obteniendo no solo un espectacular video, disponible al público, sino también aportando claves que pueden ayudar a resolver uno de los misterios  más duraderos de la Física Solar. El doctor Karel Schrijver, científico que dirige estas investigaciones, ha declarado que "podemos ver miles de millones de toneladas de plasma magnetizado explotando hacia el espacio mientras los restos de la explosión caen de nuevo hacia la superficie del Sol. Estos son los mejores datos obtenidos hasta ahora". La filmación, grabada el 19 de abril, dura cuatro horas y abarca un espacio lineal de 100.000 km. desde la superficie del Sol. El video puede ser descargado  desde la página de Internet http://tinyurl.com/color-coronarail. El área donde se puede observar la caída del plasma es tan inmensa que la Tierra entera cabría entre los chorros de plasma y aún sobraría  espacio. El Dr. Schrijver asegura que su parte favorita del video es la lluvia de plasma. Según dice: "burbujas de plasma caen de nuevo hacia la superficie del Sol, produciendo salpicaduras brillantes allí donde golpean". En todos sus estudios anteriores había podido  observar como la lluvia coronaria cae de nuevo hacia el Sol, debido a la fuerte gravedad solar. Sin embargo, como se observa en el video, las nubes de plasma parecen ahora flotar sobre el Sol durante periodos de tiempo muy prolongados, desafiando la gravedad solar, hasta caer finalmente como chorros de lluvia. Esto ha dejado perplejos a los científicos. Por primera vez el SDO ha elaborado una respuesta: "La lluvia de plasma parece estar flotando sobre un colchón de gas caliente"- dice el Dr. Schrijver- "En anteriores observaciones no se pudo ver, pero está ahí". Mediante el uso de un conjunto de telescopios de ultravioletas, el Observatorio SDO pudo medir a distancia la temperatura del gas en la atmósfera solar. La lluvia de la corona solar demostró ser relativamente fría- "sólo" 60.000 º K- Cuando la lluvia cae, la nube de plasma se sostiene, en parte, gracias a un colchón subyacente de material  mucho más caliente, entre 1.000.000 y 2.000.000º K. "Se puede observar el gas caliente en el código de colores de temperatura del video"- dice el Dr. Schrijver- "El material más frío es de color rojo, el más caliente es azul-verdoso. El gas caliente efectivamente decelera el descenso de la lluvia coronaria". Este es un apasionante descubrimiento y uno de los muchos que vendrán tras su publicación en línea por parte del Observatorio SDO. Con una resolución de imágenes muchas veces superior a cualquier otro instrumento espacial, pronto descubriremos muchas más cosas de nuestra estrella más cercana Julio, el mes de las esporádicas-E Durante el mes de julio ya estaremos en plena estación de esporádicas en VHF y 6 m. La esporádica E también hará que el salto en las bandas altas de HF pueda llegar a ser muy corto, incluso inferior a los 400 Km. Interesante para los que deseen completar su TPEA en las bandas altas. El Sol ya ha superado el solsticio de verano y sigue con una declinación alta sobre el hemisferio Norte. Como suele ocurrir en verano, las máximas frecuencias utilizables (MUF) para propagación por las capas F se reducen sensiblemente respecto a los meses de invierno para niveles de actividad solar similares. Esto hace que las aperturas de DX a larga distancia en las bandas altas sean inferiores. Esto se suma a los todavía relativamente bajos índices de actividad solar típicos del inicio del ciclo 24. Si bien la propagación por refracción en las capas F será pobre en las bandas altas, en las bandas intermedias como 30, 20 y 17 metros tendremos condiciones sostenidas con buenas aperturas para DX. Además, y en cierto modo para compensar la peor propagación por F2, la actividad por esporádica E se encontrará en sus máximos anuales durante el mes de julio. Esto redundará en un notable incremento en las aperturas con fuertes señales con saltos relativamente cortos en todas las bandas altas del espectro de HF y de los 6 metros. Como es tradicional también cabe esperar aperturas por esporádica E en la banda de 2 metros. En la banda de 6 metros se espera que al menos el 75 %  de los días del mes tengan apertura por esporádica E con saltos que pueden ir de los 1200 a los 3000 km mediante propagación multisalto y con señales mucho más débiles podremos encontrar, con bastante menos probabilidad, caminos de propagación intercontinental Se espera que durante el mes de julio se den condiciones óptimas para propagación mediante saltos cortos por ionización de las capas E (esporádica E) con diferentes efectos en cada banda. Durante las horas diurnas se prevén  aperturas en 15 y 10 metros de entre 600 y 2500 km con alguna apertura ocasional de más de 3.000 km.. En 20 metros, estas aperturas podrán durar todo el día y con distancias tan cortas como 400 km. presentando sus máximos de intensidad a última hora de la tarde. Las aperturas por esporádica E en 30 y 40 metros abarcarán desde los 150km hasta aproximadamente unos 1.000 km, aumentando a entre 400 y 4.000 km durante la noche. Obsérvese que en 80m, una banda normalmente olvidada durante el día,  pueden aparecer aperturas diurnas por esporádica E de hasta 500 km aprovechando que la atenuación por la absorción en la capa D será un poco inferior a la que se observa durante los periodos más intensos de los ciclos solares. La región E de la ionosfera se encuentra entre 90 km y 160 km de altura. El nivel de ionización (densidad de electrones) en esta capa varia con la altura, la actividad solar, el ángulo cenital del sol y sobre todo por la presencia de iones metálicos. Durante las horas del día la densidad electrónica puede alcanzar 105 electrones/cm3. por la noche, cuando se corta el suministro de rayos-X provenientes del Sol, los niveles de ionización caen a 103  e/cm3. Estas condiciones de ionización son las que se consideran normales en ausencia de esporádica-E Dentro de la capa E, se pueden formar zonas muy delgadas con una densidad de ionización extremadamente elevada.  Las causas de esta ionización parecen proceder de diversos mecanismos y presentan diferentes características Las nubes de esporádica-E pueden presentarse preferentemente durante el día, pero también por la noche. Según diferentes estudios, las es-E parecen estar asociadas a tormentas eléctricas, lluvias de meteoros, actividad solar, actividad geomagnética o incluso a ondas gravitacionales, sin que exista una teoría que satisfactoriamente cubra todos los aspectos de este fenómeno y mucho menos que sea capaz de elaborar predicciones de propagación por esporádica E. A diferencia de la conocida correlación que hay entre la propagación por refracción en las capas F y la actividad del ciclo solar, en el caso de la es-E, no existe ninguna correlación entre el flujo solar o las manchas solares y la aparición de es-E. De hecho el año pasado, que batió records de mínima actividad solar fue realmente magnífico para los 6 metros en propagación por es-E. Se ha observado que tras la formación de una nube de es-E, aparecen corrientes que desplazan la nube, generalmente hacia el Oeste o Noroeste en nuestras latitudes del hemisferio Norte y en ocasiones Norte-Sur o viceversa. Movimientos hacia el Este son mucho más raros. La velocidad de estos movimientos de la nube ionizada están entre 20 a 120 m/s (de 70 a 430 km/h). Muchos científicos aseguran que las lluvias de meteoritos juegan un papel fundamental en la aparición de la es-E, aunque de manera indirecta. Muchos de los iones encontrados en la capa E y en la formación de es-E mediante sondas en cohetes, tienen un origen meteórico. Estos iones metálicos, por sus tasa de recombinación más lentas, juegan un papel fundamental en la aparición de las nubes de es-E. Varios estudios han analizado la incidencia de meteoritos aleatorios y su correlación con la es-E. Los meteoritos aleatorios caen en gran número durante todos los días del año, pero tiene una marcada incremento durante los meses de junio a agosto. Este pico de actividad meteórica se produce semanas después del máximo de la temporada es-E. Igualmente este hecho tampoco explica la simetría geográfica de la es-E en el hemisferio sur durante su solsticio (diciembre). Esta teoría meteórica, aunque explicativa de parte de la presencia de iones metálicos en la región E, parece por lo menos incompleta. En otros estudios más recientes, se propone que los iones metálicos pueden provenir de estelas de cometas que siguen un patrón astronómico periódico. Cuando la órbita de la Tierra se encuentra con las estelas de los cometas se produce las lluvias de meteoritos que causan las delicias de los entusiastas al MS en VHF. Ante lo  incompleto de estas teorías, se proponen otras que analizan la correlación entre  la actividad de las auroras boreales y la es-E en las latitudes altas. Esta correlación que parece existir en las latitudes altas, no aparece en absoluto en latitudes medias. Muchos de estos estudios intentan encontrar una relación con los índices planetarios A y K (indicadores de la actividad de auroras) pero todavía sin mucho éxito. La teoría mas comúnmente aceptada, aunque todavía tiene enormes lagunas, se basa en la presencia demostrada de corrientes de viento de este a oeste en la región E. Estos vientos son causados por ondas gravitatorias y pueden producir movimientos verticales. El corte vertical puede comprimir  a los iones en una pequeña capa, que quedaría sumida en una fuerte ionización. Este efecto parece aplicar particularmente a los iones de Fe+   (hierro) y Mg+ (magnesio). Esto se debe a que la tasa de recombinación de estos iones es mayor que la de otros iones, permitiéndoles permanecer con carga durante el tiempo suficiente para ser agrupados en láminas delgadas de alta densidad de ionización Esta teoría plantea una relación entre la componente horizontal del campo magnético de la Tierra y la probabilidad de formación de es-E cuando se produzcan las condiciones de corte  en cizalla vertical del viento en la región E . Los efectos del corte en cizalla del viento en la región E están bastante bien documentados. Por otra parte, diversos experimentos con vientos horizontales y densidad de electrones han corroborado esta teoría. Sin embargo, esta teoría, que puede explicar la es-E en latitudes medias como la nuestra, no explica las es-E que apareen el las zonas ecuatoriales (ecuador magnético) ni las mencionadas para las zonas boreales. Sin embargo como radioaficionado, la que mayor interés tiene para nosotros es esta variedad de es-E que se da en las latitudes medias, siendo ésta de momento la explicación más plausible. Seguimos sin embargo siendo incapaces de predecir cuando se van a producir esas corrientes de viento en cizalla que producirían las delgadas laminas de elevada ionización. La labor de los radioaficionados para aumentar el conocimiento científico en esta área de la física terrestre es absolutamente fundamental. 73 Salvador EA5DY/4